Estrategias para ganarse la vida con el poker online

Robar las ciegas

La presión es el pan de cada día en un torneo de poker. Según aumenta el valor de las ciegas con el paso del tiempo, debemos idear métodos para no perder ni una sola ficha de nuestro stack debido al riesgo de que ronda tras ronda vayamos disminuyéndolo. Las apuestas toman más valor que nunca en las fases finales de los torneos, y no siempre deseamos jugar manos de valor medio por el riesgo a perder dinero en el largo plazo. Hacernos simplemente con el importe equivalente a las ciegas en una mano se torna una labor de gran importancia, ya que podemos obtener de esta manera un interesante colchón para nuestro stack que nos proteja de una retirada o incluso una derrota por sorpresa. Un simple error hacia el final de un torneo puede alejarnos para siempre de la victoria.

Robar las ciegas es uno de los métodos que los jugadores usan para mantenerse en cabeza durante las fases medias y tardías de un torneo de poker. Consiste en conseguir que el resto de jugadores de la mesa se retiren, para que la mano no llegue al flop y el dinero depositado en las ciegas vaya a parar a nuestro stack sin que apenas la mano se ponga en movimiento. Se trata de una estrategia de cierto riesgo, por lo que es ideal llevarla a cabo tan sólo cuando nos encontramos en posición tardía y el resto de la mesa ya ha actuado. De hecho, es ideal intentarla tan sólo cuando la mesa ha decidido simplemente ir a la apuesta en lugar de apostar más en el pre-flop.

En el caso de que deseemos robar las ciegas, es absolutamente básico que contemos con un stack decente. Estando en posición tardía y viendo que los jugadores han reaccionado de forma conservadora a sus cartas iniciales, podremos realizar una gran apuesta con el objetivo de retirar al resto de jugadores que aún quedan en la mesa. Esta apuesta debe ser lo suficientemente grande como para meter en ciertos problemas al resto de jugadores, pero no debe hacerse cuando somos uno de los stacks más de la mesa. En esos casos, es posible que un jugador con un stack más grande vaya a la apuesta o incluso la suba tan sólo por la posibilidad de echarnos de la mesa y contar con un rival menos para el resto de la partida.

El robo de ciegas es una técnica común en el poker, pero si no se gasta cuidado o se hace de forma demasiado común, se puede volver en nuestra contra. Una resubida de la apuesta tras nuestro intento puede meternos en problemas e incluso conducirnos a un all-in pre-flop, en el que nuestro rival cuente con una mano Premium como A-A o A-K, contra la que tendremos muy poca posibilidad de competir si contamos con una mano como J-10 o 8-9. Usar esta técnica con cautela, leyendo las acciones del resto de la mesa y conociendo los patrones de comportamiento, es garantía de éxito.